¿Música para disfrutar de Entrenamientos más Efectivos? 5 Estudios nos dan Respuesta

  • Escrito por Juanma Lozano
PUNTOS CLAVE

1

La música ayuda a potenciar el rendimiento de los entrenamientos.

2

El tipo de música no importa, aunque se ha demostrado que las canciones con tempo alto ayudan más.

3

Utiliza canciones que conecten contigo (y extraen una respuesta emocional) para notar beneficio. Olvida la música regulera que ponen tu gimnasio.

Imaginate por un momento que vivieras en un mundo sin música. Nos quedaríamos sin radio, sin bares, y hasta (afortunadamente) sin spots publicitarios.

Sería como quitarle color al mundo hasta convertirlo en una película muda en blanco y negro.

Seguro que ya has oído a los que dicen que no pueden salir a entrenar sin música encima. Lo interesante es que parece que siempre han llevado razón.

Según estudios, escuchar música durante ejercicios cardiovasculares aumenta el rendimiento significativamente en comparación a realizarlo sin música.

Guau, vaya sorpresa.

Seguro que hasta los neandertales de la edad de piedra lo sabían. Quien sabe si por esa época ya levantaban huesos de mammut al ritmo de los tambores tribales.

En este artículo quiero desvelarte secretos más profundos sobre la música que explotan los deportistas de élite para llegar a la cima, y que tú también deberías implementar.

¿Suena bien? Entonces espera a ver lo que está por llegar.

La Mejor Música para Aumentar tu Rendimiento

No. No basta con enchufar los auriculares al movil y poner una canción aleatoria que bien podría ser esta de aquí, mi favorita.

Mientras que la música adecuada posee la capcidad de infunde de energía, la incorrecta por otro lado podría empeorar tu rendimiento deportivo.

En este estudio se desveló que escuchar música con tempo alto antes de iniciar el entrenamiento beneficia al rendimiento deportivo en comparación a otros tipos de música.

Esto ocurre así porque tu cuerpo tiende a modificar su ritmo interno en función a la música en reproducción (estudio). Escuchar canciones con mayor BPM te sitúa en el estado mental adecuado para ejercicios de alta intensidad.

En otro estudio se averiguó que la música con alto tempo repercutió positivamente en la sensación de recuperación muscular de los participantes. Ojo que hablo de sensaciones subjetivas, lo que significa que probablemente no hace que te recuperes más rápido; solo te sientes mejor (Que ya es bastante positivo).

Sin embargo en la práctica (y también desde mi experiencia) es más importante todavía que la música encaje con tu cadencia interna y estilo musical, incluso si eso significa escuchar a Beethoven mientras levantas 80 kilos en press de banca.

Esto último lo avala una investigación por la Universidad de Amsterdam que señala la importancia de escuchar canciones que sincronicen bien con tu ritmo interno actual.

A veces será mejor no forzarte a escuchar canciones con BPM alto solo porque sean las mejores, en esas ocasiones satisfacer tus gustos musicales del momento se muestra mucho más efectivo que forzarte.

En resumen, intenta seleccionar canciones que conecten contigo y que tengan un tempo elevado cuando sea posible para extraer el máximo beneficio psicológico durante un entrenamiento intenso.

Música para Formar el Hábito de Ejercitarte

La percepción que formas en torno tus entrenamientos podría ser la diferencia clave entre mantenerte consistente durante años o abandonar para tirarte en el sofá.

En un gimnasio puedes sentirte como la persona más miserable del planeta o como un jodido héroe que acaba de cumplir la misión del día.

Resulta que la música tiene la capacidad de alterar para bien la forma en la que percibes la fatiga y dolores físicos ligadas al entrenamiento (estudio).

Cuando aplicas esto lo suficiente tu mente aprende a vincular la fatiga a sensaciones positivas (eres el puto héroe, no la víctima) y el hábito de ejercitarte con intensidad se vuelve un comportamiento automático y hasta agradable.

En realidad va incluso más allá.

La música y el entrenamiento físico empleados de manera constante durante semanas y meses hacen que empieces a vincular sensaciones positivas a los retos de la vida cotidiana.

Si tuviera que señalar UNA sola característica de las personas felices, te diría que es esta. La capacidad de enfrentarte a los restos cotidianos en lugar de sentirte saturado y sacar el móvil del bolsillo para ver qué hay por Facebook… mientras la mecha arde.

La Conclusión en cuanto a Música y Entrenamiento

Si estás iniciándote en una nueva disciplina deportiva la música es una poderosa herramienta para vincular sensaciones positivas a la fatiga y mantenerte constante donde otros abandonar.

Cuando hayas nutrido lo suficiente el hábito de ejercitarte podrás seguir haciéndolo con o sin música, aunque los estudios indican que las canciones con alto tempo alteran para bien tu ritmo interno mejorando los resultados deportivos.

Intenta utilizar canciones que conecten contigo y nunca fuerces determinadas canciones. Sincronizar tu ritmo interno con el de la canción ofrece mejores resultado que forzarte a escuchar canciones de alto BPM.

Juanma Lozano

Juanma Lozano

Soy Juanma, un apasionado a la actividad física y Ex-Desarrollador de Videojuegos antes de que cambiara mi vida radicalmente. Creé Fuerza Atleta para para ayudar a otros a conseguirlo también.

¿Has Disfrutado del Artículo?

Consigue actualizaciones ¡Son Gratis!

100% Privacidad. Jamás venderíamos nuestras listas de correo.

deja un comentario

Share via
Copy link